OLFATO Y FEROMONAS

Maria del Carmen Recuero Lorente


OLFATO
Es un quimio-receptor en el que actúan como estimulante las partículas aromáticas u odoríferas desprendidas de los cuerpos volátiles que ingresan por el epitelio olfativo ubicado en la nariz y son procesadas por el sistema olfativo.
Los objetos olorosos liberan a la atmósfera pequeñas moléculas que percibimos al inspirar.
Estas moléculas alcanzan la mucosa olfativa, hay 3 tipos de células en ella:
-las células olfativas sensoriales
-las células de sostén
-las células básales: se dividen aproximadamente una vez al mes y reemplazan a las células olfativas moribundas.
La nariz humana distingue entre más de 10.000 aromas diferentes.
El olfato es el sentido más fuerte al nacer y tiene una memoria excepcional superior al tacto, el oído, el gusto y la visión.
FEROMONAS
Feromona deriva de los vocablos pherein (transportar) y hormon (excitar), los cuales en conjunto significan “transportadoras de la excitación”, son consideradas ecto-hormonas o mensajeras químicas  que secretan hacia el medio ambiente y que poseen la capacidad de influenciar a través de su percepción olfativa.
Las feromonas por tanto son moléculas y sustancias mensajeras. Se presentan como señales  provocando determinados patrones de conducta o liberando reacciones químico-biológicas.
En el ser humano las feromonas son elementos vitales en el sistema de comunicación químico.
Actúan como portadores químicos de información que son segregados por un individuo y desencadenan una reacción especifica cuando las absorbe otro, causan respuestas tales como la defensa o el deseo sexual.  
Las feromonas nos hacen ser atraídos por otras personas, despertándonos otro sentido: el olfato sexual.
Todos tenemos preferencias por el olor corporal de algunas personas, el olfato nos guía hacia personas con nuestras mismas inclinaciones.
El olor tiene tanta relación con el sexo que hay personas que reaccionan de manera erótica ante determinados aromas.
Por todo ello se sabe que contrariamente a los que se piensa, el amor no entra por los ojos sino por la nariz.
Científicamente los efectos del olor en la atracción sexual reside en un segmento de ADN llamado “Complejo Mayor Histicompatible” (MHC) capaz de reconocer en gran número de sustancias extrañas que penetran en el cuerpo.
En 1990 el doctor C. Wedekind de la Universidad de Berna (Suiza) experimento con las diferencias del segmento de ADN y probo que las mujeres tienen un olfato extremadamente fino para distinguir las diferencias genéticas más sutiles en el MCH de los varones.
Al hilo de esto, diversas investigaciones recientes reconocen el olfato como guía no consciente del ser humano, en especial de la mujer en la selección de sus interacciones sexuales.
Como funcionan las feromonas

Las feromonas humanas son secretadas por las glándulas apócrifas axilares y púbicas. Las axilares derivan de compuestos andrógenos y su mayor concentración es observada en los hombres, aunque también en menor cantidad en las mujeres, más en unas que en otras.
Los hombres expelen testosterona mientras que las mujeres estrógenos.
Las axilares y púbicas son inodoras al ser secretadas y adquieren su esencia odorífera al ser procesadas por la flora bacteriana natural de la piel.
En la vagina se han localizado feromonas especificas llamadas copulitas que varían en intensidad a lo largo del ciclo menstrual.
Mecanismos de percepción y procesamiento cerebral de las feromonas
Las señales olfativas generan respuestas emocionales sin ser conscientemente percibidas. Los receptores olfativos no sólo envían señales a la corteza cerebral para su procesamiento sino que conectan directamente con el sistema limbico generando una asociación emocional espontánea y la creación de su memoria.
Cambios conductuales debidos a las feromonas
Hay dos estudios científicos que han demostrado la influencia de las feromonas en el comportamiento humano socio-sexual: los liderados por Cutler W.O. (enfocado en la conducta masculina), y Mc Coy (centrado en el comportamiento femenino).
En ambos experimentos se agregaron feromonas sintéticas a las lociones o perfumes usados cotidianamente por las personas participantes y se evaluaron, tras seis semanas de uso regular se vieron los efectos en sus interacciones con el sexo opuesto (caricias/afecto/besos, citas formales e informales, dormir acompañados, relaciones sexuales y masturbación).
Los resultados significativos fueron similares en ambos géneros: aquellos participantes que usaron feromonas incrementaron sus oportunidades de dormir en pareja y de relacionarse sexualmente.

El rol de las feromonas en la reproducción humana

Los seres humanos pueden percibir inconscientemente la ovulación femenina a través de las feromonas.
Karl Grammer investigo a 290 mujeres durante  sus periodos ovulatorios se sintieron atraídas por el androstenone (odorífero axilar dominante en los hombres), era considerado atractivo y placentero mientras que en las otras fases no era así.
En otro estudio Milinkski y Wedekind llegaron a la conclusión que las personas seleccionan inconscientemente aquellos olores naturales o perfumes sintéticos que enriquecen a su propio aroma y que se relacionan con su código genético, estableciendo que en el selección de la pareja se ponen en juego mecanismos de compatibilidad genética orientados inconsciente  y evolutivamente hacia la mejor opción reproductiva. Se elige a la mejor pareja para reproducirse y asegurar la supervivencia humana.
Se ha verificado que el uso de píldoras contraceptivas inhibe la secreción de feromonas en la mujer tanto como en la percepción de las mismas en el hombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada